Cine retro. “Mejor otro día” (“A Long way down”). Pierce Brosnan, Toni Collette, Imogen Poots, Aaron Paul…

MEJOR OTRO DÍA

La verdad no sé bien si esta película encaja en “Cine retro” porque es bastante “nueva”, sin embargo, yo las catalogo así principalmente porque las veo en la tele y no en el cine.

Basada en la novela “A long way down” de Nick Hornby y con un gran elenco encabezado por Pierce Brosnan (al que, afortunadamente, cada vez menos puedo asociar con “El sastre de Panamá”), nos llega esta comedia negra británica que nos habla un poco acerca de las emociones/situaciones que pueden llevar a alguien a pensar en quitarse la vida y el como una sola palabra podría hacerle cambiar de opinión.

Sinopsis:

Año nuevo es universalmente una de las fechas más “solitarias” del año y Martin (Pierce Brosnan) se siente muy sólo. Es por esto que decide “cambiar de vida” lanzándose desde lo alto de un edificio de Londres, igual que muchos han hecho desde siempre.

Ya en la azotea y justo en el momento en que se prepara a hacerlo, aparecen uno a uno cuatro personajes de lo más variados. Deciden presentarse y decir el porqué de su decisión. En resumen había un hombre avergonzado, Martin, una madre preocupada por la salud de su hijo Maureen (Toni Collette), una chica con el corazón roto a quien su novio había cortado minutos antes, Jess (Imogen Poots) y un enfermo terminal, JJ (Aaron Paul). No había más que decir así que se despiden pensando en… “otro día será”, pero una serie de sucesos los unen nuevamente horas más tarde, esta vez, para toda la vida o por lo menos por dos meses más, ya que todos deciden posponer el asunto del suicidio hasta la segunda fecha más solitaria del año: San Valentine.

El asunto es que, después de pensarlo mucho en el tiempo que se dieron para hacerlo, ninguno está seguro de querer seguir adelante con el pacto que hicieron y firmaron sobre la nota de suicidio de Maureen… por lo menos la mayoría…

La película comienza con la voz de “Martin” relatando elegantemente los sucesos que lo llevaron a tomar la decisión de suicidarse luego de perder la gran vida que tenía por haber sido descubierto en una relación con una menor de edad. A los pocos minutos, llegan Maureen, una madre soltera que le dice que prefiere resolver sus asuntos a solas pero que puede esperar y que de paso le pide su escalera porque no había contemplado necesitarla y Jess, una chica de 18 años que irrumpe en la azotea con el maquillaje todo corrido de tanto llorar y gritando que se aparten de su camino y a quien Martin y Maureen detienen en su carrera hacia el vacío, varias veces, diciéndole que se tome un minuto para pensarlo. El grupo se ve a su vez interrumpido por una cuarta persona que los observaba atentamente, JJ (Aaron Paul), un músico norteamericano que ahora es repartidor de pizza y que ya estaba allí antes de que Martin y los otros llegaran.

Es super curioso como bastan unos pocos segundos para cambiar de actitud. Martin quería suicidarse pero al ver a Maureen, su preocupación por ella le hizo olvidar sus problemas por un tiempo y concentrarse en ella. Lo mismo le pasó a Maureen cuando llegó Jess y a los tres cuando escucharon a JJ y decidieron que tener una enfermedad terminal que le está desbaratando el cerebro era la que ganaba como “mejor razón” para estar allí. Desde ese mismo momento y al enfrentarse a todas las tragedias que los rodeaban, las suyas perdieron “fuerza”. Si no hubiera sido porque Jess no contó toda la verdad, lo que realmente estrujaba su alma al punto de llevarla al límite, todos habrían podido seguir adelante con entereza. De hecho, cuando al final lo hablaron entre ellos y se sintieron libres de su carga, buscaron ayuda y pudieron resolver bastante bien sus problemas.

Creo que esta es la moraleja de la película. Para muchos, hablar de lo que se siente es lo más difícil pero cuando se consigue acceder a otros puntos de vista, el propio puede verse más “claro” y esto es genial porque cuando se levanta la cortina de oscuridad que amenaza con asfixiarnos, podemos ver a quien está a nuestro alrededor y que la mayor parte del tiempo se preocupa por nosotros.

Martin, superada su vergüenza, decidió intentar volver a estar con sus hijos. Maureen encontró apoyo para cuidar de su hijo al igual que Jess y JJ aceptaron ayuda psicológica para enfrentar sus depresiones. La vida de todos cambió drásticamente y nunca volvería a ser como antes, pero, resultó que estaba bien. Que el cambio trajo paz a sus vidas.

Creo que la historia fue presentada con los suficientes tintes cómicos y también dramáticos como para que uno no restara al otro y se pudiera prestar completa atención. Me pareció correcto que se concentraran en solo cuatro personajes al inicio y a final, en uno solo ya que nos permite reflexionar no solo en lo que podemos hacer por nosotros mismos cuando nos damos la oportunidad de pensar las cosas un poquito más cuando se requiere, sino en cómo podemos hacer la diferencia en la vida de otras personas al mismo tiempo que enfrentamos nuestros propios problemas.

Disfruté mucho de esta cinta. De hecho, la he visto ya unas cuantas veces por estos días… ya ven que siempre repiten y repiten las películas en Cable. Espero que tengan oportunidad de verla y que si lo hacen, también la disfruten.

¡Les deseo Paz!.

Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s