Especial de San Valentín. Cine retro: “El cielo se equivocó” (After all) y “Reencarnación” (Birth).

 

Películas románticas hay muchísimas y cada una muestra distintas facetas del “amor”. Para muestra, estos dos botones: “El cielo se equivocó” y “Reencarnación”.

A pesar de que hay situaciones “cómicas” en ambas, yo no las catalogaría como “comedias románticas”, como efectivamente se denomina a la primera sino más bien como “dramas”, como se denomina a la segunda. Y es que de la misma forma se presenta la misma situación (EXACTAMENTE) pero en ambas hay una “carga emocional” que no tienen películas como “17 otra vez” que podría decirse es del mismo estilo.

Sinopsis: El cielo se equivocó.

Corinne (Cybill Shepherd) espera a su marido en un restaurante y ve como es atropellado y muere en el acto. Lo ama profundamente y él a ella y es por esto que al llegar al cielo, él consigue que lo dejen volver. El asunto es que vuelve a la tierra como un recién nacido llamado Alex Finch (Robert Downey Jr.), a pesar de conservar sus memorias inconscientemente.

Veinte años después de su nacimiento, Alex conoce a una chica (Mary Stuart Masterson) y empiezan a salir. La chica resulta ser la hija de Corinne y cuando él la vuelve a ver, todo su pasado regresa de pronto a él con fuerza. Por otro lado, Corinne y el mejor amigo de la familia (Ryan O’Neal), tienen una relación.

Corinne deberá escoger entonces entre su amor del pasado y su vida presente… Y quizá, solo quizá, esta vez tenga alguna ayuda del cielo…

El elenco de esta producción está conformado por Cybill Shepherd, Robert Downey Jr., Ryan O’Neal y Mary Stuart Masterson entre otros y fue estrenada en 1989. Recibió una nominación al Oscar a la mejor canción (After All) perdiendo con Under the sea de “La Sirenita”. Aún así, “After All” es para mí una de las canciones más románticas que existen y es DEMASIADO PERFECTA para definir esta película.

SOLO CON VER A ROBERT Y LO SEXY Y DIVINO QUE ACTÚA – SIEMPRE LO ESTÁ, PERO EN ESTA PELÍCULA SE PASA – ES SUFICIENTE PARA VERLA, pero, además, relata una historia muy bonita en la que podemos observar como dije al principio del post, varias clases de amor. Desde la amistad y pasando por el amor filial hasta el de pareja, la película va mostrando incluso las variaciones que puede haber en un mismo sentimiento cuando cambian las circunstancias.

Así pues, para aquéllos románticos que busquen su “dosis” para este día, se las recomiendo ampliamente.

Nota: Sí, es Max Keenan/Max Brennan el papá de Temperance en “Bones”.🙂

***

La contraparte a esta es “Reencarnación”, una película del 2004 protagonizada por Nicole Kidman y Cameron Bright (con tan solo 11 años), entre otros y a diferencia de la primera, en esta podemos ver la parte “oscura” del amor.

Esta película ni es “romántica”, ni es “tranquila”, ni te deja con una sensación “esperanzadora”. Es dura. Cruel, de hecho. Pero innegablemente, trata acerca del amor. Para mí los recuerdos son en sí un sentimiento que de la misma forma en la que pueden ayudarte a salir adelante después de un evento traumático, pueden destruirte en la medida en la que uno no sepa manejarlos.

Sinopsis: Reencarnación.

Han pasado diez años desde que Anna (Nicole Kidman) perdió a su esposo repentinamente en una fría mañana y por fin siente estar preparada para retomar su vida. Así pues, aceptó casarse con Joseph (Danny Huston), un amigo de la familia que la ha estado cortejando pacientemente durante tres años. Se sentía en paz consigo misma hasta que un día, durante la celebración del cumpleaños de su madre, Eleanor (Lauren Bacall), un niño de diez años llamado Sean (Cameron Bright) interrumpe la cena familiar y pide hablar con ella.

A solas, Sean le dice que él es su esposo y que no debe casarse con Joseph porque sabe que ella lo ama todavía. Su primera reacción es enfadarse con el chico por lo que considera una broma de muy mal gusto, pero Sean se muestra decidido a convencer a Anna y acepta hablar con la familia, que reacciona de distintas maneras ante la aparición del supuesto difunto, incluyendo a Joseph quien enfrenta la situación de forma muy violenta.

Anna deberá escoger entre el pasado, el presente y el futuro… o tal vez… no…

A Anna le tomó muchísimo tiempo aceptar la partida de su esposo y justo cuando apenas lo ha logrado (no lo ha olvidado, simplemente, logró dejar un poco la tristeza atrás para seguir adelante con su vida junto a una persona que la ama y la ha cuidado durante tres años), su pasado regresa. Al igual que a Corinne (ver arriba) le cuesta creerlo pero rápidamente, todo ese amor que quedó guardado dentro de ella sale a la superficie y después de enfrentarse a ello, su reacción es “retomar” las cosas como habían quedado pese a las consecuencias que esto podría traer para su vida actual (No solo está comprometida para casarse con un buen hombre sino que su “esposo” es ahora un niño de 11 años). Y es que probablemente Anna pidió miles de veces poder volver a ver a su esposo “aunque sea por unos segundos” y digamos que fue “escuchada”, sin embargo, estoy completamente segura de que después de lo que pasó, no volverá a desear nunca más “regresar al pasado”. Le será muy difícil, por decir lo menos, “volver a empezar”… Si es que alguna vez puede hacerlo.

Cuando apareció Sean, pensé que la historia iría algo así como lo ocurrido en Ghost, que el prometido era “malo” y que el esposo quería salvarla de un futuro incierto. Sin embargo, uno se da cuenta rápidamente de que entre toda esa tranquila “propiedad” hay un hombre que siente y que realmente ama a Anna. Luego, esa postura tan “proper” y hasta “rígida” desaparece y se vuelve violento… ¡CONTRA UN NIÑO!. Entonces, uno cae en el juego de juzgarlo en deferencia al pequeño, que aunque estuviera mintiendo, seguía siendo un niño por lo que la reacción de Joseph resulta excesiva. Pero al final, cuando Sean es enfrentado a su propio pasado recibí un balde de agua fría. ¿Para qué regresó entonces?.

En el caso de Alex y Corinne decidieron guardar en su corazón su vida en común como un maravilloso recuerdo. De hecho, el que Corinne hubiera tomado una decisión y Alex la hubiera aceptado por desear realmente que ella fuera feliz y haber hecho esto antes de que Alex “olvidara” todo, fue maravilloso. En contraparte, me molestó sobremanera lo ocurrido con Sean. ¿Y qué les digo?. A veces sucede… Y tenemos dos opciones: Seguir amarrados al pasado y que este nos ahogue en vez de disfrutarlo o, seguir adelante y recordar el pasado con amor.

En fin, aquí tienen dos opciones para este 14 de febrero.🙂 Que las disfruten.

Saludos,

Un pensamiento en “Especial de San Valentín. Cine retro: “El cielo se equivocó” (After all) y “Reencarnación” (Birth).

  1. […] Especial de San Valentín. Cine retro: “El cielo se equivocó” (After all) y “Reen… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s