“Frodo”, “Hércules”, “Harry Potter” y tu “vida cristiana”… ¿tienen algo en común?. Incluye entrevista a Monseñor Isidro Puente Ochoa.

En la literatura podemos encontrar muchas tópicos. En mi opinión, algunos autores buscan publicar sus impresiones acerca de “x” tema para poder aconsejar al lector, otros para compartir sus propias experiencias a manera de “exorcismo personal” y otros usan “la historia universal” para entretener al lector contándole una serie de sucesos y dejándolo “juzgar” por si mismo los hechos para que se cree sus propios juicios, valga la redundancia. Todos tienen algo en común para mí: “El acontecer humano”.

Estas narraciones se hacen de distintas maneras. A cada forma de narrar se le ha dado un nombre diferente. El video que encabeza el post me hizo pensar en esto, en la forma en la que ha ido “evolucionando” la literatura para hacerla más “alcanzable” para todos. Es muy interesante porque esta “evolución” corresponde a nuestra propia evolución como seres humanos.

Esto me hace estar de acuerdo con la premisa del autor del siguiente post. (El resto del artículo pueden verlo aquí).

Catholic-link.com – ¿Qué tienen en común personas ordinarias con Harry Potter, Frodo Bolson, Hércules y muchos más héroes interesantes de la literatura? ¿Qué tienes en común tú con estos héroes literarios? Este cortometraje explora los eventos que conforman el viaje de un héroe y plantea cómo, en el fondo, estas historias existen en todas las culturas humanas y siguen repitiéndose actualmente porque nosotros los humanos reflejamos nuestro mundo a través de historias simbólicas de nuestras propias vidas. Es decir, son proyecciones de lo que, en sencillo, nosotros vivimos.

De entre las denominaciones literales está la “Literatura fantástica”. Yo tomé hace mucho tiempo este adjetivo como un indicativo de que la lectura es “fenomenal” y hasta la fecha no me ha quedado mal. Para mí, la literatura fantástica es en general una “metáfora” de la vida, una forma de expresión, una manera de “explicar” (si se le da la oportunidad) el poder de la “magia” que llevamos dentro, que no es más que nuestra “fuerza” interior. Parafraseando al comercial de Hewlett Packard: “La magia no es la que te miente, sino la que te hace creer” pero algunas personas cuando ven este término asocian la “fantasía” con lo “ficticio” y no les interesa porque “no es real”, sin tomar en cuenta el “contenido” (Mamá por ejemplo, cuando me pide un libro para leer me dice: “Que no sea nada de vampiros ni esas cosas”. Sin embargo, ¡le gustan las novelas románticas! y ¿qué hay más romántico que un “vampiro”? :D).

Ta, no la culpo ni la señalo, después de todo, ¡lectura hay para todos!.

HARRY POTTER Y BRUCE WAYNE

Es precisamente por lo antes expuesto que para mí, autores como JK Rowling, Suzanne Collins, George R. R. Martin o Stephen King son personas completamente normales que han usado la literatura para hablar de “temas cotidianos” que en algunos casos (como en el de JK Rowling) los tocaron personalmente. Y digo cotidianos porque el amor, los valores, la esperanza, la ética o la falta de ella, el odio, la envidia, el ansia de poder, la codicia, la manipulación y el sexo entre otros, son temas cotidianos. Entonces, por más “comercial” que pueda ser una historia, siempre tendrá un elemento “humano” ya sea “propio” o “social” y esto hace que cualquier historia sea efectivamente una “proyección de lo que vivimos” como “conjunto/sociedad” y por tanto, “es real” refiriéndome a la interpretación” y no a los hechos per sé.

A mi me encanta este tipo de literatura porque usualmente es tanto “interesante” como “demandante” porque es imposible, por lo menos para mí, quedarme sólo en el “cuento”. ¡Incluso “historias para niños” como la de “Los tres hermanos” merecen análisis! y cada quien puede interpretarlo a diferencia de otros textos que van como explicando el “paso a paso” y que al final sólo lo dejan a uno con una opción: La del autor. No digo que esté mal, es sólo que a mi me gusta (aunque le temo, ¿cómo no?) usar el “regalo” que tanto a costado a la humanidad el “libre albedrío” y prefiero hacerme mis propias conclusiones. A su vez estoy de acuerdo con “la supervisión”, aunque me parece más importante el que todo adulto pueda compartir con sus chicos cualquier tema en vez de prohibirles leer, ver o comentar acerca de algo.

El mundo actual ha evolucionado tal como comenté al principio del post y nosotros más o menos con él. Digo más o menos porque todavía hay personas que tachan de “malo” algo porque no va de acuerdo a sus creencias religiosas, políticas o éticas sin hacer el más mínimo esfuerzo en “verificar” si realmente es “malo” lo que están condenando. Algunas personas no leen nada que tenga que ver con “brujos”, por ejemplo, porque por siglos se ha hecho la relación entre “brujo/diablo” y todo lo que tenga que ver con ellos “es malo”, amén de las interpretaciones que se dan de algunas religiones como la “Santería”, que by the way, para mí es una religión que tienen conceptos muy interesantes. Incluso a nivel coloquial el término está acuñado como algo despectivo: “¡Eres una bruja!… ¿Te parece algo lindo para decir a una chica?”… Y lo entiendo, pero creo que a esta altura de la vida y con tantos errores que históricamente hemos cometido por pecar de intolerantes, se hace imprescindible “modernizar” nuestros conceptos.

No podemos seguir condenando las cosas sin saberlo todo de ellas antes, sin “entenderlas” antes en su amplio espectro. El nuestro es un camino que, usando el título de la película de Will Smith, es “En busca de la Felicidad” y ésta no será completa si seguimos engavetando cosas para las cuales no estamos preparados porque sino ¡nunca lo estaremos!. Debemos no sólo respetar la opinión de los otros, sino su inteligencia, su “criterio” y más cuando este está “en formación”: Entre más información tenga una persona más amplio será su criterio y mejor preparado estará para enfrentar las distintas situaciones que se le presenten en el camino.

Quizás es un poco más difícil esto para aquéllos con “voz pública” porque deben llegar a muchos que no tienen la misma “base”, como por ejemplo Monseñor Isidro Puente Ochoa.

En el video que precede este párrafo, Monseñor responde a la pregunta: “¿Los libros y películas de Harry Potter son malos y si lo son, qué contienen?”.

La respuesta, para mí, está dividida en dos partes.

Primera parte: “Basada en el niño como entidad”.

  • “En general” si podemos decir que son malas porque entran en una “categoría” de lo que llamamos las “religiones nuevas”, “sustitutos” de una religión, sobre todo para los niños. Allí no entra Dios, entra la magia y ya sabemos que la Magia es querer manipular a Dios y como no lo podemos manipular a él, el demonio se acerca. Entonces tenemos un primer punto, que se desbarata la noción de familia. Esto vale también para muchas caricaturas y películas para niños. El niño es independiente, el niño no está sujeto a su padre y a su madre. El niño sabe más que sus papás. El niño pues es el centro de todo. Como vemos los derechos del niño, las Naciones Unidas los proclamaron, qué bueno, pero junto con los derechos van las “obligaciones”. A todo derecho corresponde una obligación y la obligación es honrar a su padre y a su madre. Eso no lo vas a hallar allí. Segundo, esa magia hace de ese niño un super niño al cual todos los niños quieren imitar. Acuérdate de las películas de Super man, a cuántos nos rompimos la cabeza por imitar a Superman.  Es muy importante que nosotros veamos ese aspecto, de la independencia, de la sobre-valoración del niño respecto a sus padres, a la Sociedad misma y que se considera a los grandes pues, como tontos, como menos aptos, como que los niños son más capaces. Y ese “poder oculto” que anda por todos lados, ese es el demonio, eso no es bueno, no existen esos poderes ocultos departe de Dios, existen departe del demonio.

Aquí viene la segunda parte: “Acerca de los fenómenos Sociales”.

  • Entonces, todo eso ha hecho pues un lavado de cerebro, a tomado el lugar del niño Jesús… “son los ídolos del momento”. Los niños adoran al Pato Donald, a Mickey Mouse, adoran a Harry Potter, es una fiebre, igual que los grandes respecto de los Gruperos, de los Tigres del Norte, de los ídolos, así los llamamos ya, del Rock & Roll, del fútbol, o sea, son fenómenos sociales que toman el lugar de la Santa Religión de Jesucristo y yo lo estoy experimentando, ahorita que hay partidos de Fútbol, la gente no viene a misa… a las Iglesias viene poca gente. Basta un encuentro del América contra el Pachuca para que no vaya nadie a Misa y es muy triste… Yo les digo a todos ustedes, no adoren a los artistas, no sean víctimas de los artistas. ¿Cuántos crecieron adorando a Menudo, a Timbiriche, adorando a los Beatles y llegan a viejos y los siguen adorando todavía. Adorando a Madonna, adorando a la Gloria Trevi y adorando a Maria Félix, qué triste, ¿no?. Adoremos a Jesucristo. Los verdaderos héroes son los Santos, los modelo que la Iglesia nos pone. Esos hay que ponerle los nombre a los niños. Cada vez que sale un artista nuevo, un jugador de fútbol a los niños ese nombre  se los quieren poner. Me da tanta tristeza. Vamos pues, como Cristianos, a la Sagrada Escritura. Volvamos a la vida de los santos, a la vida de Jesucristo.

Entiendo el punto de la respuesta que da Monseñor y en general podría estar de acuerdo con muchas de sus “ideas”, yo misma noté algunos elementos que menciona cuando leí la Saga completa de Harry Potter y ví todas las películas, sin embargo, no estoy de acuerdo en cuanto a la formulación de su respuesta ni con el “mensaje” que queda después de escucharlo, principalmente porque siento que es “incompleta” y que en vez de aportar elementos para hacer florecer una “opinión propia” de quien está haciendo la pregunta, está más bien “entorpeciendo” su proceso de aprendizaje al restar importancia a la “búsqueda personal de información” y al proceso de “ensayo/error” necesario para que todo ser humano pueda hacerse con un “criterio” propio. 

“La forma de tomarla es importante, por supuesto, pero también depende mucho de la propia varita”…

Ollivanders. Harry Potter y el Misterio del Príncipe
acerca de “cómo asegurarse la lealtad de una varita”.

En el Universo de Harry Potter se entiende que una varita se usa para potenciar el “poder” del mago que ha sido escogido por ella, pero si convertimos la frase en una metáfora y sustituimos la palabra “información” por “varita” y la palabra “individuo” al momento de referirnos a un “mago”, metafóricamente hablando, valga la redundancia, podríamos decir lo siguiente:

“La forma de tomar una – información – es importante, por supuesto, pero también depende de la propia – información -“.

Cabe señalar que los “individuos” tienen acceso a “la información” a partir de los nueve años cuando inician “formalmente” un período largo de “aprendizaje supervisado”, tanto por sus padres (no pueden usar su “información” fuera del colegio sin supervisión) como por sus profesores, luego de lo cual, el “individuo” estará “preparado” para usar dicha “información”. También es importante recalcar que la mente, el alma y el corazón de un “individuo” es lo que, junto al poder intrínseco de la “información” es lo que dará efectivamente como resultado la “magia”.

Así como este, hay un sin fin de cosas o situaciones en cualquier lectura que podemos “reformular” para  lograr hacernos con un buen pedazo de “información”.

En Hogwarts, la única persona que para mí se preocupó realmente por la “educación” de Harry Potter fue Severus Snape, una persona “severa” en todos los sentidos, que se enojaba muchísimo ante la pereza, el descuido, la falta de atención, la arrogancia, la prepotencia, la soberbia y la grosería, entre otras cosas.

Era el mejor en todo lo que emprendiera y aún así, no todos sus alumnos eran sobresalientes en sus clases debido a que, o le temían o no le tenían el debido respeto. En el caso de Harry, era lo segundo (y quizás un poco de lo primero también). Harry no lo respetaba porque lo consideraba “malo” como persona.

Debo agregar que Severus no hizo absolutamente nada para “hacerse entender” mejor. Se mantuvo siempre en su misma malhumorada posición de “crítica”. Pero ocurrió un fenómeno particular: Harry cambió de profesor de Pociones que era muy amable y prodigioso con los cumplidos. En ese ambiente “relajado”, Harry se convirtió en el “mejor de la clase”, superando incluso a Hermione, su mejor amiga y la que hasta ese momento era la mejor en toda, una chica que absorbía la información allí donde se le presentara y la convertía en sabiduría.

Harry en realidad no fue el mejor porque el nuevo profesor fue mejor, sino porque usaba un libro que le habían prestado y que resultó pertenecer a Severus Snape en sus años como estudiante. Severus era tan brillante que inventó sus propios hechizos y pociones y los escribió en dicho libro y sus anotaciones fueron las que hicieron de Harry el mejor. Así pues, ¡Harry aprendió de Severus sin saberlo!. Pero el libro contenía información para la cual Harry no estaba preparado y la usó sin pensar en las consecuencias y casi mata a un chico, Draco Malfoy. Se asustó tanto y estaba tan arrepentido que nunca más usó el libro otra vez.

Siempre me pregunté, ¿qué habría pasado si Severus y Harry hubieran tenido una relación menos “tirante”, como mínimo?.

Así y todo, al final de la historia, cuando el propio Severus le reveló información vital a Harry, abriendo su corazón y no sólo sus pensamientos, la opinión que Harry tenía de su “profesor de Pociones” cambió radicalmente: “De odiarlo, pasó a tenerle mucho respecto y a considerarlo el hombre más valiente que había conocido en su vida”.

Dicho esto y volviendo al punto número uno que menciona Monseñor, sí, muchas veces los chicos de la Saga se creyeron más aptos que los adultos. Sí, muchas veces se presentó a los adultos como “tontos”, pero todo tiene su razón de ser.

A diferencia de la “enseñanza” que busca dar Monseñor, la de la autora de Harry Potter tiene una “contraparte” porque no sólo muestra lo “incorrecto” sino que muestra al final “la que hubiera sido una mejor opción” (Como por ejemplo cuando murió Sirius. Harry encuentra su espejo de dos caras y se pregunta porqué no lo usó en vez de lanzarse sin medir las consecuencias a una empresa que a todas luces, era una “trampa”). Entonces “no”, para mí esta lectura no va en contra de los valores ni busca hacer de la “independencia” del niño un “arma” que desbarate la institución familiar, sino todo lo contrario. Apunta a crear un ambiente de “confianza” en el que padres e hijos conversen acerca de sus cosas en busca de la optimización de resultados y también nos dice que los chicos pueden encontrar, como efectivamente lo hacen, “padres sustitutos” fuera de casa (maestros, amigos, etc.) y que cada uno debemos ser “responsables” con la “información” que les damos.

Además de los padres, toda persona tiene acceso a “figuras paternas” como amigos, profesores, etc. Supongo que a eso se refiere Monseñor, ya que, Harry Potter es huérfano de padre y madre e incluso su padrino fue asesinado por las “fuerzas del mal”.

En cuanto al tema del “poder oscuro que ronda por allí”, sí, se refiere al “mal”. Todos sabemos que así como existe el bien existe el mal y en el primer libro (Harry Potter y la Piedra Filosofal) y se reafirma en toda la saga, sobre todo en el quinto y sexto libro cuando Harry “teme” estar convirtiéndose en alguien “malo”… la autora deja muy claro que sin importar el peligro, pasarse al lado “tenebroso” no es opción, incluso cuando se nos ofrece lo que más ansía nuestro corazón:

“Juntos, haremos que vuelvan”…

Voldemort a Harry. Harry Potter y la Piedra Filosofal.
con respecto a  los padres de Harry.

En cuanto al segundo punto, entiendo también a qué se refiere Monseñor y estoy de acuerdo. He presenciado “guerras verbales” tan encarnizadas que asustan y muchas veces con el fin de “defender” el que le guste o no algo a alguien y no “el contenido” de lo que defienden, pero incluir esta u otras lecturas en la categoría de “libros demonizados” porque no cuentan la “historia de los santos” “convencionalmente” hablando o decir que “no es de Dios” pero sí del Demonio porque es tomada por muchos como un “ídolo que reemplaza una religión” es hablar de dos cosas distintas y creo que eso confunde.

Cualquier cosa que nos apasione consumirá gran parte de nuestro tiempo, sin embargo, creo que no es el libro (o la “pasión” por algo), es nuestra “educación” la que nos aleja de la Iglesia y la lectura de sagas como Harry Potter podría ayudar a “educar” si se resaltan sus “valores”.

Para mí, la Religión Católica es la menos demandante a nivel de “comunidad” pero es la que más “problemas” de “congregación” tiene. Y no porque se “demonice” todo. Hay religiones en las que está “prohibido” hacer un sinnúmero de cosas. Entonces ¿a qué se debe?. ¿Porqué, llueve, truene o relampaguee, los días de culto de las mezquitas, de las Sinagogas o de las Iglesias de los Hermanos Separados están siempre llenas?. Por  la “educación” que reciben sus fieles, que dicho sea paso, muchos han leído a Harry Potter.

Yo he visto a chicos de 12 años caminando bajo la lluvia a la Sinagoga solos porque es su “responsabilidad” y no es solo una vez a la semana, tienen que ir cuando hay fiestas y todos los viernes y sábado. En cambio, a nuestras Iglesias, los chicos van porque se les dice que tienen que ir, sobre todo cuando van a recibir algún sacramento y deben prepararse. Entonces, las celebraciones de los domingos a las 10 de la mañana están abarrotadas de chicos de primera comunión, las de las 11 de chicos de confirmación y casi siempre son esas dos celebraciones donde el servicio incluye cantos, dinámicas diferentes al momento de los salmos, etc.

Son muy pocos los que se van integrando luego a las “comunidades” de “adultos” porque empezando, los padres no acompañan siempre a los chicos, los envían y punto y cuando llegan a casa, nadie les pregunta acerca de lo que escucharon porque los padres asumen que es “bueno” y así, todos van perdiendo el interés. Y a mí me ha pasado, con mis casi 40 años, que he escuchado cosas que me confunden o que sé que están mal.

Hace unos días el párroco de mi Iglesia dijo que Jesús había sido “ascendido” al cielo y Jesús no fue “ascendido” al cielo, Jesús “ascendió” al cielo por su propio poder y gracia:

“…y subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios padre”…

Esto es un “Dogma” de nuestra fe. Pero somos humanos y cometemos equivocaciones. Espero que haya padres que sí pregunten a sus hijos por el “sermón” y que si alguno comentó lo que el párroco dijo, haya sido corregido.

En fin, quise ahondar un poco más en el tema porque ni en el primer video ni en el segundo sentí que se habló  específicamente de la “religión” o de los “elementos” encontrados en lecturas como Harry Potter o cualquier literatura fantástica” y quise dar mi opinión.

Sería maravilloso que compartiéramos en este espacio mucho más acerca del tema. Por ejemplo, ¿qué enseñanzas nos deja Harry Potter?. Tal vez, la información llegue a personas como Monseñor Puente Ochoa y, sin ánimo de pecar de arrogante, esta información le sirva para evaluar esta lectura desde el punto de vista de la contraparte, es decir, desde el punto de vista del lector que pudiera ser beneficiado si empezamos a crear una “Cultura” que en vez de ver demonios por todos lados, empiece a ver a Dios en todos lados.

Lo único que les pido de antemano, así como lo he hecho siempre cada vez que se abre un tema de debate, es que reine el respeto, no sólo a los pensamientos e ideas de las demás personas, sino a las personas que las defienden.

Les agradezco mucho su atención.

Saludos,

Fuente: Catholic link, Facebook y Youtube.

3 pensamientos en ““Frodo”, “Hércules”, “Harry Potter” y tu “vida cristiana”… ¿tienen algo en común?. Incluye entrevista a Monseñor Isidro Puente Ochoa.”

  1. Yo creo, que para que una película le deje buenos valores a nuestros hijos debemos acompañarlos y poner atención en lo positivo del mensaje que desean dejar y preguntarle a nuestro hijo si lo percibió en lo positivo y explicarle donde esta lo positivo si el no lo notó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s